• “Me dijeron que podía sacar 800 dólares mensuales, más las propinas que nos dieran”
  • “Una amiga me dijo que en Panamá me podía ir a bailar y ganarme 3 millones en una noche, que era solo a bailar, que ellos me mandaban los pasajes”
  • “Me ilusionaron, que yo me iba ir a trabajar y yo quería sacar mi hija adelante, eso era lo único que yo tenía en la cabeza”

Estos, son algunos testimonios de mujeres víctimas de trata de personas, el tercer delito en la escala transnacional, junto con el narcotráfico, la falsificación y el tráfico de armas. Este negocio genera una ganancia por encima de los 32 billones de dólares a nivel mundial. Esto, según una investigación realizada por el programa Séptimo Día, de Caracol TV.

Según este documental de la fecha del 11 de mayo del 2018, 8 de cada 10 mujeres que ejercen la prostitución en Panamá son Colombianas y si bien en la actualidad no hay cifras exactas de cuantas de ellas son trata, es uno de los países con mayor registro del delito, junto con Guatemala, Ecuador, Japón y China.

Una mujer cuenta su experiencia

Luciana era una niña de solo 15 años de edad, cuando viajó desde Armenia para Panamá con documentos falsos para ejercer el ejercicio del baile, allí se encontró engañada, “en una sola noche tenía una inexplicable multa, le habían quitado los documentos, la habían amenazado, le había impuesto un número de relaciones por noche y le estaban quitando un alto porcentaje de su dinero” narra el documental.

La mayor motivación para viajar y bailar, era conseguir el dinero para pagarle a su abuela una operación de osteoporosis que costaba seis millones de pesos, comprarle una casa, estudiar y de esta forma, mejorar las condiciones económicas de su familia.

Llegó allí influenciada por una compañera del colegio que le generaba mucha confianza, pues ella conocía su familia y eran muy cercanas. La promesa fue ganar hasta 30 millones de pesos por noche. Solo debía aceptar, pues ellos le mandaban el dinero para tramitar su pasaporte, comprar su viaje y pagarle la comisión a la amiga por hacer el contacto para este proceso, para ella sería un millón de pesos.

Su invitación es para que las mujeres no sean ingenuas, “para que no se dejen engañar”, porque según ella misma, “ahora el delito no está tan fuerte como hace 8 años”, pero aún tiene lugar en la captación de recursos para grupos armados a nivel mundial.

*Luciana se hace así para proteger su identidad, desde que comenzó a ejercer el baile erótico.