La Protección por los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de los territorios es una preocupación visible, pues las vulneraciones van limitando las posibilidades de un Curso De Vida feliz para los niños, niñas, adolescentes, jóvenes de la comuna 13, las cifras de Abuso sexual y maltrato infantil  son menores a las realidades de las familias y cuidadores de los NNAJ.   Por ejemplo en ocasiones viven situaciones de hacinamiento, porque viven las familias extensas, familias emergentes del conflicto intra urbano con población entre los 5-19 años; estas situaciones  hacen posible la presencia del maltrato infantil, porque a su vez es aceptado, deja de ser mal visto por el vínculo familiar inmediato, hechos como amenazar, empujar, gritar y dirigirse de manera irrespetuosa hacia ellos, se va convirtiendo en un relacionamiento poco asertivo para la visualización de los Niños, Niñas, Adolescentes, Jóvenes como personas, como sujetos de derechos y no sólo objeto de deberes ciudadanos constructores de su libre desarrollo.

Estas condiciones y situaciones dan la apertura al maltrato, detrás del maltrato subyace el Abuso sexual;  por ejemplo ser aceptado por familias y cuidadores, que las niñas, niños, duerman con adultos como padrastros, madrastras, permitir ser observados en situaciones cotidianas como bañarse, vestirse. Ello es considerado como Abuso Sexual, pues en esta etapa del Curso De Vida, los  niños, niñas, adolescentes, jóvenes lo dimensionan de manera natural, espontanea de su edad, es allí donde los adultos son los responsables de marcar los limites en el relacionamiento personal, cuidado, protección del cuerpo de ellos como  territorio, al demarcar cuerpo como territorio que se protege, se le da un lugar al niño en la familia, en la escuela, y en la calle.

Es por tanto el llamado, es a la generación de Factores Protectores, como  es señalado por la Línea 5:Territorios Que Educan Y Protegen”, según la Política de Infancia y Adolescencia de la ciudad de Medellín;  hablamos  de Escuelas, Instituciones de Buen Comienzo, Madres comunitarias, Instituciones Educativas, grupos familiares, familias, parques, iglesias y la calle; qué en todos estos espacios los adultos sean responsables del cuidado, respeto, y amor por los niños, niñas, adolescentes, y jóvenes del referenciado territorio comuna 13, magno, distribuido en 17 barrios, rodeado de calles empinadas, lugares recónditos de conexión entre caminos y escaleras. Caminos propicios solitarios,  de situaciones de Abuso Sexual, es desconocido por el común de la gente el hecho de observar, mirar, grabar, tocar a un niño, niñas, adolescentes es abuso sexual, da lástima saber que los adultos abusan indiscriminadamente con palabras grotescas, burla y acoso; en algunos sectores como el barrio independencias en un periodo fueron los niños, niñas custodiados por programas de la Institucionalidad Municipal, hacia las Escuelas, Colegios, por los permanentes riesgos de adultos vulneradores y raptores de jóvenes para temas ilegales, en medio de la incertidumbre del diario vivir para los habitantes de la comuna   otras propuestas asentadas en el territorio desde el arte , la cultura, el desarrollo la comunicación social son insuficientes pues las vulneraciones desafortunadamente están presentes de lunes a lunes las 24 horas del día, cada 6 minutos un Niño, Niña, Adolescente, Jóvenes, está siendo vulnerado en sus derechos, en este momento.

 

Marisel Sánchez Hincapié

Profesional Planeación y Desarrollo Social